7 de febrero de 2009

TIM BURTON. CLOWN EN EL ABISMO DE LA CONFUSIÓN.

Releyendo mi Diario, encuentro estás breves reflexiones esbozadas en el año
2001 ante el estreno de El planeta de los simios. Nada ha cambiado en la obra de Burton en estos años que parezca solicitar la modificación de estos apuntes.

* Tim Burton. El "esteticista" joven director americano por excelencia. Su obra solo se construye sobre la pertinencia fotográfica o pictórica. Cada plano busca sorprender o conmover estereotipadamente al espectador. De allí, los encuadres y la composición notablemente "correcta", por supuesto de una corrección meramente pictórica. Así, el film avanza de cuadro en cuadro, sin que la verdadera acción la turbe jamás. Imposible ocultar el origen de Burton como dibujante de historietas y animación.

* Atraído por los seres marginales, es un marginal y no un excéntrico. "Marginal" en el sentido mas bajo y contemporáneo del término: alguien que vaga en los márgenes (de la cultura, de la ética), alimentádonse de sus restos (géneros, estilos, temas) y que postula no solo su aquiescencia tal estado de cosas caído, sino que lo celebra ruidosamente, multiplicando su confusión.
Así, sus personajes son torpes proyecciones autobiográficas (compárese esto con la magistral estrategia de un Cóppola): un joven oscuro y solitario (el joven manos de tijera), un descuidado ejecutor de abortos fílmicos (Ed Wood a quien orgullosamente se denomina "el peor director de la historia"), un joven e ilustrado médico miope perdido en los confines de la América puritana (en Sleepy hollow), todos refractados en la figura de Johnny Deep, ese Doppelganger monstruoso de Burton, pura inanidad

* El "marginal" nunca osa acercarse al centro, bien porque desconoce plenamente donde se encuentra este, bien porque prefiere pararse en los limes y gritar a voz en cuello su "protesta" de ser único y singular contra lo que ocurre detras del misterioso muro que no se anima a saltar.
Su simétrico opuesto es el "excéntrico", tantas veces confundido con aquél. Pero el excéntrico, sabe perfectamente donde se encuentra el centro y decide ubicarse a prudencial distancia (ex – céntrico), definiéndose dialéticamente con respecto a ese centro presente y reconocido en tanto fuente de sentido.

* Si Huston es el confuso cantor del heroísmo en la derrota, Burton es el maestro de ceremonias, el clown, en el abismo de la confusión.

* El planeta de los simios. Otro paso más en el camino de la "desmitificación", verdadero espíritu que guía a Burton y otros de sus contemporáneos (Tarantino, los Hermanos Coen y un largo etcétera). El Mito como mentira (el origen mítico de los simios, no es más que una mentira ideológica para calmar la angustia de los primates).

* Quien no posee el "epos" no puede narrar (recuérdese al pasar que el primer sentido de mhytos es precisamente el de "narración"), por eso Burton combate la virtualidad épica del film con una puesta en escena contra-épica (vg. la batalla final entre simios y humanos).

* Burton nos enrostra una mona ecologista, receptáculo y custodio de las más trilladas banalidades de un cómodo progresismo primermundista, propuesta urbi et orbi como "puente" entre dos posibilidades existenciales y políticas.

* El final. La infaltable denuncia contra toda forma de autoritarismo que hace que en una última pirueta Burton quiebre hasta los postulados diegéticos de su obra (¿Dentro de que lógica (fílmica) cabe el encumbramiento del "militarista" Thade como Padre Fundador de los Estados Unidos?). ¿No es una pesadilla aún peor -de la que el agobiado espectador intenta despertar- esta película donde todo (como en un mundo caótico y descentrado) es posible, hasta que una máscara como la de Mark Walbherg (otro ente inane) pueda emblematizar los rasgos del heroismo?. Aquí también asoma el espíritu de parodia.

* El "pacto" final. Absurdo. Si hombres y monos pueden "convivir", si pueden construir un pacto social, nada tiene sentido en la definición de Hombre. Si el valor de la versión original, como bien señaló en su momento Edgardo Cozarinsky, residía en la dolorosa inversión de la preeminencia humana y su rebajamiento, aqui (como era de esperar en un film de Burton), tal rebajamiento es bienvenido y hasta oscuramente celebrado. Aqui, el nihilismo de Burton muestra su simiesca faz.

7 comentarios:

pruxo dijo...

pero como?
ya estas en la wikipedia????
http://en.wikipedia.org/wiki/Fernando_Regueira

pruxo dijo...

bienvenido! esperaba con ansias su regreso!
a la lista de des-mitificadores, de esteticistas, no cabria un lugarcito para Stanley Kubrick?

Fernando Regueira dijo...

Amigo Pruxo: a Kubrick habría que darle el título de patriarca de esa raza infame. Con respecto a Wikipedia estoy sorprendidísimo, pero no se por qué me da la impresión de que Ud. no y que conoce al responsable... Abrazo grande.

pruxo dijo...

Debo decir que esperaba algunas correcciones que solo usted podria hacer a esos pobres editores que elucubraron un pasado ilusorio sobre su figura, gente que desea hacer salir a la superficie su estilo unico, su aire de dandy, y que al desconocer nociones minimas sobre usted. desesperados, acudieron a mi, a lo que les di algunos datos falsos, dispersos, para que se entretengan. Tal vez entronado en una especie de remedada y macedoniana figura, deje hacer, no solo con usted, sino con otros de su nivel. El problema es que internet, red que atrapa en general infames, ha dado lugar a innombrables que publican cualquier cosa, y debe usted saber, que en europa, la gente si consulta la wikipedia, y lo hace seriamente, en especial, los articulos sobre fuentes clasicas, y revisionismo historico...
con muchas cosas mas por agregar, pero que no vienen al caso, saludo a usted atentamente...

Fernando Regueira dijo...

Estimado Pruxo: Agradezcale en mi nombre a esos desconocidos el trabajo que se toman en este pobre perito mercantil argentino. Las precisiones biográficas no importan en lo más mínimo no cree Ud? Un gran abrazo a la distancia!

pruxo dijo...

es verdad...
en un tiempo, nuestros destinos se confundiran, seremos contemporaneos de hichtcock...

FABIAN SLONGO dijo...

Una gran disección ("disección" en términos medicinales: Abrir y dividir un cadáver en sus partes para su estudio) de Burton, Fernando.

Por otra parte, aunque no corresponda, pidiendo disculpas, dejo la siguiente información:

La Fundación Walter Benjamin presenta el ciclo de
Ángel Faretta
EL CINE DE CLASE B
Una forma ejemplar del concepto de cine
Se proyectarán los nueve Films ejemplares del modo clase B producidos por Val Lewton entre 1941 y 1946.

La mujer pantera
Yo caminé con un Zombi
El hombre Leopardo
La séptima victima
El barco fantasma
La maldición de la mujer pantera
El ladrón de cadáveres
La isla de los muertos
Bedlam
El ciclo se inicia el miércoles 3 de junio y se extiende por nueve encuentros hasta el primer miércoles de agosto. Horario de inicio de los encuentros: 19hs.
Antes de cada proyección, Ángel Faretta expondrá los ejes principales de su concepción del cine articulada con los elementos característicos de la Clase B en el modo de seminario-taller.
Esos ejes son:
1. Definición como modo de Producción
2. Segunda definición como modo de representación.
3. Tipologías y variantes del cine de clase B
4. Épocas y obras ejemplares del cine de clase B
5. Raíces e influencias culturales del cine de clase B
6. El terror, lo fantástico y lo detectivesco
Informes e inscripción
Fundación Walter Benjamin
Instituto de Comunicación y Cultura Contemporánea
Lavalleja 1390, Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Tel.: (+54 11) 4833-7086, de 16:30 a 20:30hs
info@walterbenjamin.org.ar www.walterbenjamin.org.ar